Claypole: Denuncian Violencia Y Abuso Policial Contra Familia Del Barrio Esther

Foto: La Izquierda Diario

Difundimos comunicado emitido por la Asamblea del Bachillerato Popular El Galpón Cultural de Claypole en el que denuncian un grave caso de violencia y abuso policial contra familia del Barrio Esther de Claypole.

A continuación reproducimos la denuncia completa:

BASTA DE VIOLENCIA INSTITUCIONAL Y ABUSO POLICIAL. QUEREMOS NUESTROS BARRIOS LIBRES

Desde la Asamblea del Bachillerato Popular El Galpón Cultural de Claypole difundimos el caso de violencia policial sufrido por compañerxs de nuestro espacio en manos de la Policía Bonaerense y de la Gendarmería Nacional. Pedimos a los medios alternativos, a lxs trabajadorxs de prensa y a las organizaciones sociales, sindicales, políticas y de Derechos Humanos compañeras, que repliquen la denuncia de este caso para que no quede impune. Por la integridad física de nuestras compañeras, sus familias y vecinxs.

El lunes de la semana pasada las familias del Barrio Esther de Claypole se preparaban para cenar cuando, sin motivo alguno ni orden de allanamiento, cuatro policías de la comisaría II de Burzaco ingresaron en el domicilio de Carla, vecina y compañera del Bachillerato. Lo hicieron alegando una supuesta usurpación de un terreno lindero. Ella quiso filmar el atropello cometido por los agentes de la represión, quienes le sustrajeron su teléfono celular y le dieron un golpe. Inmediatamente después llamaron refuerzos para hacer frente a un matrimonio y sus pequeñxs hijxs, a lo que respondieron más de 20 efectivos entre policías bonaerenses e integrantes de la Gendarmería Nacional.

Tras allanar ilegalmente el domicilio de Carla, ella fue detenida junto a su pareja y otrxs seis vecinxs y familiares que se acercaron ante los ruidos, entre lxs que se encontraban Leonor y Joel, quienes egresaron del Bachillerato y Víctor, un estudiante del segundo año. Un total de ocho personas fueron llevadas arbitrariamente a la comisaría II de Burzaco, donde fueron amedrentadxs. Nuestras compañeras fueron obligadas a desnudarse frente a policías varones, quienes las amenazaron con violarlas. Paradójicamente, todo esto sucedía a la vuelta de otra comisaría: la de la mujer. Las paradojas. ¿Qué mujer puede sentirse identificada con una institución que representa todo tipo de abusos hacia nuestra integridad? Abuso de poder, abuso de autoridad, abuso en el uso de la fuerza y abuso sexual, por solo nombrar algunas prácticas cotidianas que se dan en el día a día de una comisaría.

A esto se suma que, en la misma semana un joven de Adrogué fue asesinado por la Policía Bonaerense en un claro caso de gatillo fácil.
Nos negamos a creer que son individualidades dentro de las fuerzas de seguridad que actuaron en nombre propio: entendemos, por el contrario, que estas violencias están inscriptas en una institución del estado que promueve, alienta y ampara estas actitudes contra los y las jóvenes de nuestros barrios populares. Tampoco olvidamos que Facundo Astudillo Castro _está desaparecido hace más de 80 días,_ y que fue visto por última vez en un operativo de la misma policía…

A cuatro meses de que se instale el Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio como medida sanitaria para prevenir la propagación del COVID-19, vemos cómo se comienza a propagar otra pandemia, que no afecta a todxs por igual.
Hoy deberíamos estar hablando de la imposibilidad de acceder a Derechos Humanos necesarios para subsistir, como la educación, el trabajo o la alimentación. No es el caso, pero nos venimos organizando hace más de diez años para _construir educación popular al servicio del pueblo,_ apostando a la autogestión de espacios de trabajo sin patrón, con todos los derechos, y hoy sumamos también al sostenimiento de ollas populares y comedores en muchísimos barrios.

Hablamos de la pandemia que afecta a quienes vivimos de nuestro trabajo y habitamos los barrios donde se lucha por erradicar a la miseria, al despojo y a la indiferencia de nuestra cotidianeidad. Esas son las consecuencias de un sistema social basado en la desigualdad, en la meritocracia y en el individualismo impuestos mediante la violencia._ Hablamos de la represión y la violencia policial que se manifiesta en casos de desaparición forzada, gatillo fácil y arrestos arbitrarios. Con este régimen social no hay aislamiento que aguante, porque sabemos que la salida es colectiva y porque no vamos a tolerar que la presencia del Estado en nuestro barrio sea traída por parte de las fuerzas represivas ni sus políticas de disciplinamiento y muerte.

Asamblea del Bachillerato Popular el Galpón Cultural de Claypole – FOL

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *